Mundo Quinquela. El hijo dilecto